jueves, mayo 31, 2007

Ciudades


Era en una ciudad desconocida
a la espera del invierno
en la ciudad de invierno
y sentí temor.


No era la lejanía lo que entonces lloraba
ni el gesto irrecordado de mi casa,
eran los hábitos, ese acodarme.
Esperaba algún centro, atravesaba calles.
¿Qué hacemos con los labios
sino mentir esta vieja canción:
dónde está el centro,
la semilla que pueda levantar con mis manos?


Pasó gente.
El camino a la belleza de sus rostros era tan largo
y yo tan lento para recorrerlo...
Había escrito que una ciudad sucede a otra
pero hallé demasiadas para mi memoria.


Era una ciudad desconocida
a la espera del invierno.
Temí gastarme en pueblos que no eran,
inventados al paso de los trenes.


Antonio José Ponte



4 comentarios:

viernes dijo...

el temor de la belleza vislumbrada,
de sólo ser eco de memoria transitada...

besos

Nochestrellada dijo...

que hermosa poesía...
bellas y tristes palabras...

saludos

u dijo...

a veces, como hace dos noches, recorro algunos de tus poemas...
sabes, maria nefeli, querida, que tengo aquel libro porteño en mi estantería
que no es mio sino tuyo, y eso me alegra

como me alegra que me vengas a saludarme...

y responderte, sonriendo, que en dos semanas vuelve el ciclo del despido, del verano abierto y, esta vez, no viajo al otro hemisferio...

así que espero verte en alguna terraza madrileña, de mañana, o de noche, con un libro sobre la mesa; el tuyo, desde el otro lado del mundo, hasta esa futura mesa

Nacho Montoto dijo...

Era una ciudad, al fin y al cabo.