lunes, abril 19, 2010

Lisboa


PARQUE EDUARDO VII


Sem saber
porquê, guardei a tua imagem, e ando com ela
neste poema que sabe o teu nome, sem nunca
o dizer...

Nuno Júdice


La hierba que rodea los bancos tiene siempre
el color del otoño. Próximas, las palomas
conviven en silencio acostumbrado
a un vaivén de miradas extranjeras.
Leo versos de Nuno Júdice. Él las observa
desde un café da Baixa, aunque miramos ambos
la misma ciudad, siempre sostenida
por tejados cercanos,
como quien necesita de la sombra
para guardar secretos.
Quizá por eso callo,
una vez más, tu nombre.


José Ángel García Caballero: Llaves olvidadas, ed. Renacimiento, 2010.

Imagen: Lisboa, 2 de mayo de 2008.

3 comentarios:

viernes dijo...

Muchas gracias! Ese poema entró a última hora en el libro, y pocas horas antes de la confirmación de las pruebas, sufrió cambios en tres versos, :) Acompañan bien mis tejados lisboetas y Quique González,
Besos!

Victor Oliveira Mateus dijo...

É ao teu blogue, minha amiga, que, muitas vezes, venho "caçar" nomes de poetas (e poemas) do país aqui mesmo ao lado e... acerto sempre, como agora.
Abração,
V.

Graça Pires dijo...

Tive o prazer de receber do José Ángel o livro "Llaves olvidadas" que estou a ler deliciosamente.
Um beijo, Marta.