sábado, noviembre 29, 2008

La luz, el aire, el pájaro


Me pedís palabras que consuelan,
palabras que os confirmen
vuestras ansias profundas
y os libren
de angustias permanentes.
Pero yo ya no tengo
palabras de este género.
Aceptad mi silencio: lo mejor
de mí. Huid del soplo que pronuncia,
en mi boca,
la amarga condición de lo humano.
Y, entretanto, dejadme contemplar
el vuelo de la ropa
tendida en las ventanas.


Chantal Maillard (del libro Hilos)



Imagen: Anthropométrie 148, de Yves Klein

4 comentarios:

Graça Pires dijo...

"Aceptad mi silencio: lo mejor
de mí."
Só pelo silêncio se vence o labirinto das palavras e se mede a solidão...
Um belo poema. Até fiquei a imagimar o voo da roupa estendida nas janelas...
Um beijo.

viernes dijo...

bella música para acompañar esa mirada otoñal de la ropa volando y su silencio...
un beso

ammeg02 dijo...

ayer anotaba las palabras de Chantal Maillard:
"mientras termino
de morirme
la hierba llueve" Taneda Santôka (1882-1940) que me traían a este post, me vengo a la home y me reciben estas palabras de Chantal que también pronunció ayer...

samsa777 dijo...

Dos entradas sobrecogedoras. Qué hermosas.