jueves, marzo 30, 2006

María Lainá




No puede entregarse a nadie
y eso ella lo sabe sin querer

****************************

Se había enredado en el sentido
de una palabra inoportuna
-¿y qué importancia tiene ahora?-
Cuando llena de miedo y de tristeza
se volvió a mirar a los otros
la palabra había crecido.

****************************

María se detiene
calla en silencio.

Hermosa luz del día.

****************************

María, ante ella misma
con el cuerpo sumergido hasta la cintura.
Si decidiera quedarse o irse
estaba allí.

*****************************

Cualquier alusión a ella
acabará en melancolía
no porque caiga blandamente la noche
sino porque aún se mortifica por ella.

Saliendo de la ladera del camino
intentó no fijarse en el silencio.

******************************

No piensa ver a nadie.
La mayoría de las veces
su amor fue desdichado.


María Lainá (Patras, Grecia, 1947-)

Imagen: Grabado de Rembrandt

3 comentarios:

viernes dijo...

el silencio es la antesala de la luz, yo sé que las tristezas no son irreversibles, los versos son preciosos, pero les falta una dimensión temporal, las cosas llegan... un abrazo fuerte

anag dijo...

me encanta

angel dijo...

Qué hermoso..