viernes, febrero 02, 2007

José Cereijo


LOS BRAZOS

Cuando seas feliz, cuando todas las cosas
estén a tu favor, y tu vida se vuelva
un lugar habitable, no te acuerdes de mí.
Pero si alguna vez sintieras que la carga
te pesa demasiado; si ya no puedes más,
y empiezas a dudar de ti misma y de todo,
recuerda que hubo alguien que alguna vez te amó
y que hubiese querido, si le fuera posible,
aliviarte esa carga. Y piensa en esos brazos
ya impalpables, aéreos, y que ya no sabrían
hacerte daño alguno.
Y un momento, si puedes,
abandónate en ellos, por favor, y descansa.


José Cereijo

Música para sueños, Pre-Textos, 2007.

2 comentarios:

viernes dijo...

es bonito, me alegra mucho la noticia, intentaré ir a por él la semana que viene...
un beso

Juan dijo...

Gracias por todo, sigue como sigues