miércoles, noviembre 29, 2006

Los hijos del vidriero


Vivían en un pueblo viejo y pobre que ya no existe, llamado Nöda, en Diseberga, región en la que las nieblas son frecuentes. Albert, el vidriero, había nacido en un lugar cercano, pero su esposa procedía del norte, se llamaba Sofía y era en verdad bonita como una rosa. A sus hijos les pusieron los nombres de Klas y Klara. Klas en sueco significa cristal y el de Klara llevaba claridad a sus pensamientos. Albert era muy pobre, aunque la casita donde vivía y el taller en que trabajaba eran suyos. Era una casita pequeñísima. Todo el lado de una pared lo llenaba un sofá y un antiguo reloj. Al otro lado de la habitación había una cómoda y una alacena y en el centro, frente a la ventana, una mesa. Albert y Sofía dormían en el sofá y los niños en los cajones de la cómoda.

María Gripe: "Los hijos del vidriero".

................................................................................................................................................................

Fue uno de mis primeros libros leídos en la infancia...

4 comentarios:

viernes dijo...

la infancia nunca nos abandona... yo recuerdo el pirata garrapata...
un beso

Anónimo dijo...

jxifin noisjnf

Anónimo dijo...

GBEAW4YHTQYNY

Anónimo dijo...

El Libro es MuyBueno Me Encanto.