miércoles, enero 23, 2008

Mi pequeño mar...


EL PRIMER SOL

No conozco la noche ni el anonimato terrible de la muerte.
En la cala de mi alma descansa la flota de los astros
que se esparció, vigilante, para que brillaras al lado, en el cielo
y el aire de una isla que me sueña.
Anunciar la mañana desde lo alto de las rocas.
Mis dos ojos de abrazo te navegan en la estrella
de mi verdadero corazón. No conozco la noche.

No conozco los nombres de un mundo que me niega.
Leo las conchas limpias, las hojas, las estrellas.
Mi odio es inútil en las calles del cielo
salvo si es el sueño quien vuelve a mirarme.
Con lágrimas atravesar el mar de la inmortalidad.

Se esparció bajo la curva de tu dorado fuego
la noche que es sólo noche y no conozco.



Odysseas Elytis ( Traducción de Marta López Vilar)


Suena desde hace días la hermosa voz de Kostas Pavlidis. Siempre me estremeció su cadencia, su música meciendo en cualquier mar a quien la escucha...esta voz me acompaña desde hace años, fue presencia del tiempo más bello, y esta semana la retomé en la calma...



Imagen: Costa de Hydra (Grecia), agosto de 2006...

3 comentarios:

viernes dijo...

"la noche que es sólo noche y no conozco"... qué final más bello, frente a ese mar que nunca es pequeño, a veces inmensidad cercana...
un beso

ribga dijo...

:) Hacía tanto que no entraba en tu blog...Que se me había olvidado que haces post tan bellos y delicados como la voz de pavdilis;me encantó el poema,es maravilloso.Te mando un abrazo desde el corazón,
un beso

edgar vidaurre dijo...

María Nefeli... desde "el lado de acá" del laberinto, te saluda el poeta Edgar Vidaurre. Me gusta mucho tu blog... y además me gusta que te llames a ti misma María Nefeli. Muchas veces leyendo ese libro amado de Elitis, yo también he querido ser El Antagonista. Bueno un saludo y te invito a visitar mi blog: www.ellamentodeariadna.blogspot.com