sábado, enero 05, 2008

Mi vida


Infancia I:


Cuesta del Madroñal, nº 10, en Úbeda (Jaén).

En esta callle María Nefeli jugaba, se caía, se despertaba con olor a leche, galletas y pan.
Recuerdo la ternura, a una niña pequeña que nunca tenía frío.


4 comentarios:

viernes dijo...

tengo la sensación desde hace tiempo de que son iguales todas las calles de la infancia...
un beso

rubén dijo...

Al menos todas en las que se jugaba. Es una cosa más de las que nos han robado.

Nochestrellada dijo...

Seguramente, en algún lugar, esa niña aún camina por esas bellas callesitas....

besos

Felipe Sérvulo dijo...

¡Que recuerdos!. MI infancia tiene, también, ecos de Sierra Mágina. Entonces nevaba con profusión y todo era limpio y de una belleza que el tiempo acrecienta.